Desventajas:

  1. Tendrás que explicarle a tu alumnado cómo funciona: qué metodología vas a usar, cuales son los objetivos y qué esperas de ellos.
  2. Habrán resistencias: cuando se trata de hacer algo nuevo, siempre las hay. El alumno deberá ser consciente de que pasa a un rol activo. Esto les puede asustar en un principio, puede parecerles que los dejas solos y será normal que algunos reclamen más ayuda que otros. Pero lo bueno es que vas a tener mucho más tiempo en el aula para ellos.
  3. Explica las consecuencias de no trabajar en casa: muchos pensarán que si no hacen su trabajo en casa, no va a pasar nada. Pero luego vienen las sorpresas. Explicarles las consecuencias negativas que tiene no ver los vídeos es muy importante, porque cuando se den cuenta que el resto de sus compañeros están trabajando de forma colaborativa, divirtiéndose, intercambiando ideas, preguntas…, pueden sentirse totalmente desplazados. Pero sobre todo, hazles ver que empezarás poco a poco para lograr una buena adaptación.
  4. Acceso a la tecnología: no todas las familias tienen acceso a internet en casa. Y eso es un problema. Cada caso será diferente, por lo que tendrás que buscar la mejor solución para cada uno.
  5. Motivación del alumnado: sí, el alumnado tiene que poner de su parte. Y en ocasiones puede ser complicado. Pero si incluyes estrategias gamificadas, todo será mucho más fácil.
  6. Desconocimiento de experiencias previas: es normal sentirse abrumados, o no saber por dónde empezar. Para eso no hay nada mejor que ver lo que han hecho otros y así copiarlo. Porque copiar a un compañero no tiene nada de malo. Y en el futuro, cuando ya te hayas hecho con el método, podrás crear tus propias experiencias. Y te copiarán a ti. Con la intención de facilitarte esta tarea, te recomiendo un libro con 33 experiencias que te ayudarán a empezar y encontrar tu camino.
  7. Aprender a usar determinadas herramientas: edición de vídeo muy básica, grabación de pantalla, tener un micrófono o una webcam… En futuros artículos te enseñaré todo lo necesario sobre esto.

Ventajas:

  1. Los alumnos son los protagonistas: pasan a ser sujetos activos, participan en clase, plantean dudas, trabajan en equipo y por proyectos, resuelven problemas, …
  2. Las clases son más interesantes: al volverse más participativas, tienes más probabilidades de captar el interés de tu alumnado. Se generarán debates improvisados, tus alumnos aprenderán a expresar sus puntos de vista y respetar el de los demás… Como no habrá tanto lugar para el aburrimiento, las probabilidades de que el rendimiento de tus alumnos aumente, serán mayores. Y si eso sucede, todos serán más felices.
  3. Consolida el conocimiento: al venir con el temario trabajado fuera de clase, en el aula se puede aprovechar mucho mejor el tiempo. Y podrás dedicar más tiempo a resolver las dudas de tus alumnos. Lo que te va a permitir conocerlos mejor.
  4. Favorece la diversidad en el aula: cada alumno trabaja a su propio ritmo, pudiendo ver los vídeos las veces que lo necesite, en el lugar que desee.
  5. Aprendizaje más profundo: cuando los alumnos tienen la oportunidad de hablar sobre un tema, o aplicar los conceptos a una situación propuesta por el maestro, el aprendizaje se vuelve mucho más significativo.
  6. Alumnos motivados: el FC es algo novedoso y divertido, tus chicos y chicas tomarán decisiones por su cuenta, participarán activamente en la clase, trabajarán codo con codo con sus compañeros para alcanzar objetivos comunes, etc.
  7. Temario siempre disponible: si por ejemplo, un alumno enferma por un período de larga duración, no perderá ese tiempo, ya que el temario lo tendrá siempre al alcance. Y si necesita de tu ayuda, siempre puedes usar videoconferencias. Personalmente, te recomiendo esta lista imprescindible para aprender a usar Google Meet.